005

Habitar
in-determinado

Diego Portas



Habitar in-determinado.
Una reflexión sobre la arquitectura como soporte de libertades



Resumen


Este texto, que funciona como una sumatoria de anotaciones, pretende contribuir a la discusión sobre la enseñanza del diseño de la ciudad a partir de la idea del "habitar in-determinado" en diversas escalas. Parte de un primer registro y reflexión sobre una experiencia académica realizada con estudiantes de final de curso de proyecto urbano, durante el conturbado año brasileño de 2016 brasileño en la “escuela” de arquitectura de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Cuestiona las formas de la enseñanza de arquitectura basadas en un pensamiento dirigido a la producción de escenarios fuertemente restrictivos de libertades, estos se encuentran implícitos en los diseños de nuestras ciudades como escenarios de la vida de los individuos en sociedad.


Introducción


Varios instrumentos de enseñanza hoy son un reflejo miope de dudosa confianza en la acumulación de informaciones "neutras" y en puros estímulos propagandísticos para el consumo de la ciudad. Los instrumentos de enseñanza parecen destinados a crear dibujos que conducen a acciones "determinadas", basándose estos en la desconfianza del actuar más libre. Aquí se contrapone a otra confianza fundamentada en el ejercicio de las libertades de todos los seres y en la posibilidad de contribuir libertades a partir de un campo de la arquitectura más amplio. Esta segunda confianza está implícita en la vitalidad de las libres apropiaciones abstractas y concretas en estos escenarios. También se apoya en el propio escenario de la vida libre, construido desde que el ser humano existe, donde la condición frágil se transforma paradójicamente en su propia fuerza (Solà-Morales, 2003).

A lo largo del tiempo y de la historia, el ser humano en su dimensión sensible ha actuado resistentemente en la construcción e intervención de ese escenario en busca de libertades,  ejemplo de ello es el vano libre del MASP, obra de Lina Bo Bardi. En algunas arquitecturas se han diseñado cuidadosamente diversos soportes para imprevisibles libertades. Y Aquí se introduce el concepto de la "in-determinación", pues al estudiar esas construcciones interesa investigar sus atributos comprendidos en su dualidad implícita, que por un lado aspira a las libertades de lo no determinado, confiando en el ser libre; y por otro lado, contiene la propia determinación, soportes para ese ser. La in-determinación es ambigua, y confiamos en ella por ahora, como un instrumento dialéctico para reflexionar sobre las acciones de la libertad en tiempos de atemorizantes remolinos.

Una primera visita imaginaria al edificio del MASP entre sus caballetes de cristal, constituye solo una de las posibles que nunca será repetida, porque allí hay una infinidad de recorridos posibles como en uno de los laberintos de Borges[1]. Una visita puede transportar a la confianza en las propias elecciones objetivas o subjetivas de cada visitante. Los caballetes de cristal aparecen como uno de los elementos decisivos de diseño, como soportes o infraestructura para una diversidad de apropiaciones libres. La búsqueda operativa para esas libertades a partir de la determinación del diseño constituye la primera aproximación que se propone a los alumnos a partir del estudio gráfico y discursivo de arquitecturas ejemplares, tales como las de Lina Bo Bardi. Este análisis crítico con intuición operativa es la antesala para ensayar diseños propios, como intervenciones urbanas que abarcan desde la escala del mínimo habitar al habitar “extre-grande”. La condición infraestructural de los dibujos es un aspecto central que permite revelar la calidad de la in-determinación. Esta condición se centra en los soportes que la arquitectura propone con la ambición de crear escenarios para seres libres.

[1] Ver “El jardín de los caminos que se bifurcan” (Borges, 1981).

 

In-determinado


Cable cargador de I-Phone 4: Un dispositivo que concentra investigación tecnológica, probablemente de las más avanzadas. Un dispositivo destinado a conectar exclusivamente el I-Phone 4, no el 5, no el 6. Destinado a un solo uso, un único ciclo de vida. Súper determinado.

Vaso de requesón: Un diseño sofisticado en vidrio grueso, resistente, estriado, ligeramente cónico, otorga firmeza a la mano que lo sostenga, es cilíndrico, es una buen vaso pequeño. Permite contener requesón, transportar requesón, conservar requesón, y también facilita apropiaciones futuras, algunas más previsibles y otras menos, usarlo como vaso económico en bares, en una casa o cualquier otro lugar, colocarle flores, velas o piedras dentro, entre otros adornos. El vaso de requesón, a pequeña escala, está abierto a diversas apropiaciones, no todas, ni infinitas, pero constituyen apropiaciones imprevisibles (Maciel, 2015). Podemos identificar el diseño del vaso de requesón como lo "determinado" y las apropiaciones libres como lo in-determinado.

El propio término in-determinado carga la determinación y no determinación al mismo tiempo (Conde, 2000). El diseño-regla se coloca en ese par dialéctico, como la norma o ley determinada que contiene su interés más profundo en el ejercicio de la vida libre como lo in-determinado, o aún mejor, el entendimiento del diseño-regla y la mutabilidad de la propia vida son aspectos que se funden en un solo campo. A continuación buscaremos explicitar esa idea de campo.


[cable-vaso]

 

Ascetismo


El arquitecto y teórico Pier Vitorio Aureli (2016), en "Menos suficiente" nos ofrece un paralelismo en el momento que indaga sobre el ascetismo en los monasterios. Aureli transita los orígenes de la formación del ascetismo y toma a los monasterios como un movimiento doble, donde por un lado se observa una retirada del mundo por parte de los eremitas, un alejamiento, un no reconocimiento de los valores y de las normas del mundo extramuros; y por otro lado,  al mismo tiempo, se presenta una sutil manifestación de la voluntad de poder del ser humano sobre sí mismo. Este mismo movimiento constituye una tensión nunca resuelta y constante de la existencia humana entre el deseo y el control. Las relaciones, entre lo pequeño y lo modesto de la vida individual en las celdas y la vida colectiva en el resto de las instalaciones de los monasterios, sostendrían una autosuficiencia amparada en reglas y hábitos propios del intramuros. Esta autonomía constituye una condición esencial para la concentración de los monjes en sí mismos. En ese punto se advierte que en la retirada del mundo existe un poder de resistencia en los monasterios una vez que se crean reglas propias distintas del extramuros. Al mismo tiempo, para Aureli resulta fácil adivinar la raíz implícita en aquellas organizaciones para estructuras de tipos cárceles, cuarteles, hospitales y fábricas donde la vida es sustituida por la propia norma. Así el componente ascético es ambiguo, puede ser opresivo y/o liberador del individuo. Sin embargo, en el origen de los monasterios, el autor reconoce y advierte una sutil y poderosa diferencia. Para Aureli "la organización no estaba destinada a sustituir la vida con una regla, sino hacer que la regla sea tan congruente hasta el punto que la forma de vida escogida por los monjes hiciera desaparecer la propia regla como tal "(Aureli, 2016, p.32-33).

 

Vibraciones


Stan Allen (2013), en "Condiciones de campo", cuestiona la idea de fondo y figura a partir de la idea de "campo-figura". En la idea de fondo y figura, la figura siempre se separa del fondo, resulta fácil imaginar la mayoría de las producciones y publicaciones de arquitectura contemporánea en que el objeto de la arquitectura se aleja de sus contextos. La vida en ellas, si no es completamente eliminada, es algo muy manipulado, se inducen  vidas "plenas y felices", como si fueran propagandas de algo a ser vendido y algo a ser comprado. En ese modo, aparece la idea del fondo inerte, donde la figura se convierte en el objeto de consumo, figura que en nada se alteraría con la imprevisibilidad de la vida. Pero por el contrario, la idea de figura y campo sugiere pensar la figura como una vibración del propio campo, elimina el fondo.

Aquí se presentan algunos dibujos que ilustran un supuesto sujeto pragmático y otro sujeto reflexivo, donde para ellos se simulan un territorio (o un campo). En el primer esquema aparece un sujeto de un tamaño tal que el territorio de picos y valles crea una vida totalmente horizontal, en la cual sólo se habita sobre picos, una vida veloz y horizontal, un territorio. En el segundo el territorio es otro, el sujeto reflexivo, ya de menor tamaño, está más dominado por valles grises, en los que en cierto momento habitará algún pico. En este esquema, los sujetos y los territorios son interdependientes. El segundo esquema imagina un "campo" como un electrocardiograma, donde la figura es una de tantas vibraciones posibles de ese campo (o territorio). Se destituye la idea fondo-figura y se ilustra el campo-figura.


[Sujeto pragmático. Sujeto reflexivo. Vibraciones]

Allen (2013) nos ofrece una bella imagen cuando ve en el vuelo de una banda de pájaros algo que da prueba de lo que denomina "relaciones mutuas". En una bandada de pájaros que vuela habría 3 reglas en las pequeñas relaciones que sostienen el conjunto en el vuelo vital. Uno, todo pájaro vuela; dos, cada pájaro va en una dirección muy cercana al pájaro vecino; tres, ningún pájaro se apoya en otro. Las tres reglas sostienen la bandada volando en múltiples, infinitas e imprevisibles combinaciones de vuelo. Observar entonces, el vuelo como imagen de la libertad, es lo que conmueve la mirada,y también que su forma es consecuencia imprevisible de las pequeñas relaciones mutuas. El segundo esquema, por lo tanto, busca sintetizar las ideas de relaciones mutuas, diseño-regla y apropiaciones libres, donde el foco está en las relaciones. El ensayo de figuras, relaciones, vibraciones entre dos constantes gráficas por un lado, por el otro esquemas rígidos de diseños-regla y apropiaciones libres; y en el medio surgen algunas imaginables relaciones mutuas. Relaciones más nerviosas, hiperactivas, tal vez conflictivas; calmas, duraderas, pacíficas, tal vez eficaces; profundas y más profundas; soñadoras, amorosas, quizá inconsecuentes; inesperadas.


[Relaciones mutuas]


Festejar la calle


Adriá Pujol Cruells (2008), en un texto llamado "Festejar la calle" se aventura en una instigación reflexiva sobre el sentido de comunidad en nuestros tiempos. Nos hace imaginar la vida de un campesino que cultiva los alimentos cerca de Siena, un campesino en la Siena medieval. Imaginar su vida, transitando entre sus quehaceres del cultivo, en los cuidados, en la cosecha, y en la rutina diaria de llevar y vender sus alimentos en la bellísima plaza de la ciudad. Imaginar esa rutina repetida día tras día en toda su vida. Sentir que allí, en la repetición de las actividades colectivas, pequeñas relaciones mutuas donde otras vidas conviven, habría un sentido de comunidad con vivencias repetidas y constantes. Pujols nos advierte que ese tiempo dejó de existir en la mayoría de nuestras vidas urbanas. Hay otro tiempo y otro sentido de comunidad, un tiempo corto, momentáneo, un tiempo presente en las celebraciones de las calles, en el carnaval, en los partidos de fútbol, en las multitudes en las playas, en los recitales de música y de poesía, en las fiestas, en las manifestaciones de junio de 2013, en los actos "fuera temer". Vibraciones, vibraciones de sentido colectivo, de las más deseadas o no. Cruells (2008: 27) afirma:

“En el espacio urbano, una cosa es la ciudad y otra bien diferente es lo urbano..., Pero el destino del hermoso juego de palabras de la alegría desvela la base sobre la que descansan la mayoría de las dinámicas sociales contemporáneas. Sea que hablemos de celebraciones, de procesos identitarios o de puestas en escena del poder, invariablemente encontramos la ciudad como telón de fondo y lo urbano como atmósfera.”

Por más que, al principio, parezca seductora la idea traída por Cruells, en ella todavía habría cierta separación entre figura (ciudad) y fondo (urbano), sin embargo, en la idea de "espacio urbano" reside la posibilidad de encontrar las denominadas "vibraciones".

 

Terrain Vague


Ignasi Solà-Morales (2002) nos propone una revisión sobre el entendimiento de ciertos lugares en nuestras ciudades, me apropiaré de algunas ideas sin mucha preocupación en desfigurarlas. Interesa lo que Solà-Morales hace ver en ciertas imágenes de la película Alas del Deseo, de Wim Wenders. La mirada del ángel, mirada fotográfica,en blanco y negro con pocos contrastes, el paseo por una Berlin destruida por los bombardeos de la segunda guerra mundial, las conversaciones con su amigo, las memorias que se cargan de otra Berlin, de gente que va y viene, voces, bocinas, caras. Existe en esa escena un escenario que evoca, evoca lo que no está más, se conservan en ella memorias y nostalgias. Pero existe también una promesa, tal vez las grúas, tal vez la luz con aura de una cierta "revelación", yesta promesa puede traer optimismo. Creo que esa condición evocativa, para la nostalgia y para la promesa, es algo que reaparece en otra escena. La cámara fija ese escenario de Terrain Vague, un suelo enrarecido, algo que puede ser poca hierba, tierra, restos de edificios, una luz sin tiempo, varias acciones e inacciones se suceden, allí un ciclista atraviesa el lugar, algunas palabras en alemán son oídas, unos pequeños camiones llegan, otras voces de niños nos distraen, de nuevo nada, el vacío, la espera; los camiones descienden a las personas que montan un circo, el circo hace sus funciones, algo sucede entre el malabarista y alguien más, algo amoroso tal vez, el circo es desmontado, y la espera retorna a la misma imagen del inicio, aquella que antecedió a todas las acciones y las inacciones.


[Escena de Alas del desceo, Win Wenders]

 

Apropiaciones (libres)


Libres, abstractas y concretas, materiales e inmateriales, tal vez de instantáneas a "eternas" en su duración. Libres para la vida, así mismo provocadas por la amenaza de interrupción de ella misma, como en un sueño de muerte, una muerte que adormecida evoca la vida, como el mismo Wim Wenders nos narra en el diálogo final entre el fotógrafo y la mismísima muerte, en un momento de la película Palermo Shooting. Allí la muerte jura y argumenta su enorme amor por la vida, defiende que su propia existencia es vital, sin ella el tedio de la eternidad sería letárgico. Es allí donde esa misma evocación también absorbe el momento del estallido de la imaginación en que aparecen las promesas, la confianza en la propia vida en estado presente. El vano del MASP invadido por un show de rock es la promesa cumplida, sólo una de tantas, ella es más una vibración que se manifiesta como una figura del campo,que en ese presente destituyó el fondo. El vano y el show pueden ser vistos como una sola cosa, para lo cual nos apoyamos en Aureli de nuevo: que "... la regla sea tan congruente hasta el punto que la forma de vida escogida por los monjes (ciudadanos) hiciera desaparecer la propia regla como tal”.

Como en el poema de Gastón Bachelard (1997) sobre los peces voladores, en que imagina una simbiosis de imágenes donde coloca al pájaro en el agua profunda, y al pez en el cielo, y así nos suspende en un concepto de ambigüedades donde agua y firmamento se convierten en una patria universal poblando el cielo con peces voladores.Como en esa patria, las vibraciones en esos espacios se nos presentan como relaciones mutuas entre diseños-reglas (lo determinado) para las apropiaciones libres (lo in-determinado). Aureli nos llamaba la atención, como se comentó anteriormente, en la posibilidad de la desaparición de la regla como tal, y esto nos acerca a lo que dice el poeta, ya que la manera de vivir y la propia regla serían una sola cosa. Es aquí donde la reflexión sobre lo que serían las apropiaciones libres se convierte en una clave, donde ellas pueden ser abstractas (imaginaciones) y concretas (acciones), con tiempos diversos, tal vez de instantáneas a "eternas", materiales e inmateriales. Libres para la vida, aunque en una pausa de ella misma, como en un sueño de muerte, una muerte que evoca la vida.

 

Conflicto


Aureli (2008) también nos impulsa a recuperar la condición política de la arquitectura. En "Toward the archipelago", hace una distinción entre la polis griega y la urbe romana. En la primera separa dos ámbitos, el privado de la casa, el de la "oikos" origen de la economía. En esa organización hay un exclusivo interés interno de los propios recursos y quehaceres. Un complejo organismo sostenido en tres categorías: relaciones despóticas de "patrón-esclavo"; relaciones paternalistas "padre-hijo" y relaciones de matrimonio "marido-esposa". Estas relaciones se refieren estrictamente al ámbito interno privado y son el origen de la economía. El segundo ámbito es el de la polis (civitas), y está representado a través de la coexistencia, y la Agora griega como uno de los espacios clave para ello. Allí Aureli atenta en la posibilidad del conflicto en la coexistencia, un espacio donde ese potencial existe, y la necesidad por su resolución es su fundamento ontológico. En otro sentido se dedica al análisis de la urbe romana, donde la idea de imperio haría que las urbanizaciones fuera de la Roma imperial estén destinadas al eficaz y rápido flujo de las riquezas hacia el centro imperial. En las urbes el conflicto es, o busca ser, aniquilado con trazados urbanos, leyes, normas y costumbres. Los principios de la “oikos”, del privado y de la economía, en la polis no actuarían en el ámbito público, pues quedarían restringidos al espacio privado de la casa. En la urbe, la idea de lo privado y de la economía se expande hacia todo el territorio, destinado como un sistema infinito para el interés privado del imperio. Los caminos configuran un papel crucial y preponderante, algo así como una estructura que garantiza el flujo de riquezas, y es definitorio que éste sea continuo y eficaz.

Los caminos en esta urbe pueden ser vistos como corredores de un enorme supermercado global, extremadamente cómodo, seguro, controlado, con la temperatura ideal y la máxima iluminación, donde todo puede ser visto y consumido. Pisos fluidos, lisos, limpios y brillantes, donde el flujo siempre y eternamente esta garantizado para el consumo de todo tipo de ideas, en los estantes, camisetas del Che Guevara al lado de una Coca Cola, cada uno con su "justo" precio; en fin, caminos que parecen ambicionar la construcción de un supermercado planetario como una estructura infinita donde cualquier interrupción sería vista como un ataque a otras libertades, a las del libre comercio, neo-libertades, aquellas que transforman cualquier conflicto que denuncie injusticias en las áreas de servicio en una rebelión terrorista.

Hace menos de cuatro años las manifestaciones de junio de 2013 en Brasil irrumpieron ese flujo. Muchos de los intereses de mantenimiento del mismo podrían contra-argumentar algo como: "las manifestaciones son legítimas siempre que no obstaculicen el 'natural' funcionamiento de la ciudad, o mejor debería ser: de la urbe”. Parece claro cómo los intereses privados de la economía están entrelazados con la idea de lo público a tal punto en que el conflicto debería ser eliminado con el uso de las fuerzas policiales. Más adelante Aureli nos sugiere la potencia de la estructura arquitectónica, aquí llamada "infraestructura", como potencial para crear otras condiciones políticas en nuestras ciudades.


[Show de rock, MASP, Lina Bo Bardi]

 

Infraestructura-Soportes


La arquitectura organiza y ofrece soporte a lo que no puede ser previsto: la vida. Los arquitectos no pueden definir cómo el programa cambia, cómo el movimiento se comporta, cómo los flujos se desenrollan, cómo ocurre el cambio. El único rendimiento que puede atribuirse a la arquitectura es su inercia específica frente a la mutabilidad de la vida. (Aureli, 2017, s / p).

En los espacios de discusión en las clases de Proyecto Urbano, apoyándonos en diversas intuiciones, reflexiones, textos de Aureli y otros, aparece el vano del MASP como un bellísimo ejemplo para reflexionar sobre los soportes para las libertades. Este espacio indisociable de la Avenida Paulista en relación a la propia ciudad de São Paulo nos ofrece un vasto campo para indagar sobre sus potenciales y sus potencias. El "vacío" o silencio que el vano nos presenta parece el escenario propicio para las libres manifestaciones, libres que podrían ir desde el show de rock, actos de las "diretas já", el derrocamiento de Collor de Mello,  grupo de camellos comerciando y ofreciendo su trabajo, el circo de Lina Bo Bardi, un asaltante asaltando, una pareja besándose, un joven apresurando su paso, y de vuelta el vacío expectante, como si fuera un Terrain Vague. Un espacio que por un lado captura el potencial del porvenir y por otro afirma una confianza en el ejercicio de la libertad, un lugar donde parecería que todo se puede. ¡Pero no!, todo no se puede. El no poder todo, es inestable. No se puede construir un edificio sede de oficinas, por ejemplo. Allí aparece la idea de protección de la libertad, el propio MASP con su edificio, actuaría como un centinela de esa libertad, gran parte de la sociedad paulistana que a lo largo del tiempo identificó el vano como un espacio para sus manifestaciones se configuraría como otro centinela. La preservación de ese espacio no está garantizada, ideas de cerrarlo existen, como sabemos. Y tal vez otras peores ideas "económicas" de intereses privados que ven en la condición política una amenaza a sus intereses.

Los debates colectivos a través de dibujos y discusiones orales en el aula nos llevan hacia distintos aspectos. Por un lado siempre está presente la infraestructura como soporte para libertades, es decir, reflexiones sobre lo que motivaría la acción de los diseños-reglas y para qué categoría de apropiaciones libres las primeras estarían destinadas. Los análisis se hacen cada vez más profundos y comparativos con otras arquitecturas ejemplares, proyectadas o no en los procedimientos ortodoxos de la arquitectura, como puede ser una escena de Alas del Deseo, asumiendo, por supuesto, que el bombardeo de Berlín estaría fuera de esa ortodoxia. Estos análisis nos hacen observar la calidad del suelo en los adoquines del propio vano, por ejemplo. En el caso de que se produzca un cierto tipo de superficie irregular que desfavorece la permanencia, intuimos que otro piso, un piso liso la favorecería. En la playa de Copacabana la inestabilidad del piso de arena, la "fofura" de ésta se constituiría en otro aspecto del diseño-regla para la provisoriedad. En la marquesina del parque de Ibirapuera, el piso liso ligeramente inclinado actuaría de manera distinta y al mismo tiempo semejante. En estos espacios de escala "extra-grande", como se dice, es indisociable la ciudad como "civitas" para sostener su poder de infraestructura arquitectónica y ésta como soporte de diversas cualidades para tipos de libertades, así como en el vaso de requesón la imprevisibilidad (in-determinación) está acompañada de diseños-reglas (determinación). En las diversas escalas, la ambición y el optimismo están en una constante búsqueda por el entrelazamiento de los diseños-reglas, y sus apropiaciones libres. Estos borrarían sus autonomías en las relaciones mutuas de los grandes y pequeños actos de la vida cotidiana, apasionadamente en la imagen de las vibraciones como lugar poético vivificante, fundante y también refundante. La libertad entendida, por lo tanto en sus diversas escalas, en ese sentido, como algo a ser construido y transformado cada día.


Referencias

ALLEN, S. (2013) Condições de campo. SYKES, K. A. (org.) O campo ampliado da arquitetura. São Paulo: Cosac Naify, pp. 92-103.

AURELI, P. V. (2008) Toward the Archipelago. Anyone Corporation, Nova Iorque, n. 11, pp. 91-120.

AURELI, P. V . (2016) Menos es suficiente. Tradução de Maria Serrano. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.

BACHELARD, G. (1997) A água e os sonhos: ensaio sobre a imaginação da matéria. Tradução Antônio de Pádua Danesi. São Paulo: Martins Fontes.

BORGES, J. L. (1981) El jardin de senderos que se bifurcan. Cuentos(Antologia). Buenos Aires: Biblioteca Argentina Fundamental,
pp. 49-58.

CRUELLS, A. P. (2008) Festejar la calle. Neutra, Sevilla, n. 16, pp. 26-31.

MACIEL, C. A. X. (2015) Palestra. Seminário Internacional: Tempo Livre na Cidade. SESC Consolação: São Paulo. Retirado de: https://www.youtube.com/watch?v=CmyVN7A0hJo

SOLÀ-MORALES, I. (1996 [1987]) Arquitectura débil. Diferencias: topografía de la arquitectura contemporânea. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, pp. 61-77.

SOLÀ-MORALES, I. (2002) Terrain Vague. Territórios. Barcelona: Gustavo Gili. Retirado de: http://www.archdaily.com.br/br/01-35561/terrain-vague-ignasi-de-sola-morales




Diego Portas. Arquitecto, graduado en la Universidad de Buenos Aires (FADU UBA), Master en arquitectura en la Universidade Federal do Rio de Janeiro (PROARQ-UFRJ). Ha sido profesor de proyecto en la FADU-UBA, PUC-Rio, y actualmente es profesor de la FAU-UFRJ. En 2008 funda el estudio C+P Arquitetura, en la ciudad de Rio de Janeiro.